Imagen de fondo
Saltar a principal
Saltar al pie

Activistas se manifiestan para evitar que las personas sin hogar de Miami vayan a la cárcel

tiempos de miami

Por Johania Charles el 19 de octubre de 2021 Actualizado 20 de octubre de 2021

Este artículo apareció originalmente en el Miami Times.


David Peery habla con una multitud de manifestantes en el Ayuntamiento de Miami en protesta por una ordenanza que criminalizaría dormir en las calles de la ciudad. 

Activistas se manifiestan para evitar que las personas sin hogar de Miami vayan a la cárcel

Las manifestaciones que piden un cambio sistémico llegan al Ayuntamiento

David Peery, quien anteriormente experimentó la falta de vivienda como víctima de la recesión de 2008, sabe demasiado bien cómo una circunstancia desafortunada puede alterar drásticamente la trayectoria de la vida de alguien.

El jueves pasado, el abogado y activista canalizó esos dolorosos recuerdos en una manifestación en el Ayuntamiento de Miami. Allí, alentó a una coalición de grupos de defensa de la justicia social y personas sin hogar que se unieron a él en protesta por una nueva ordenanza, patrocinada por el comisionado del Distrito 3, Joe Carollo, que declara ilegales los campamentos en propiedad pública y podría potencialmente resultar en el arresto de cientos de personas. .


Ayuntamiento de Miami 

Con carteles que condenaban la criminalización de las personas sin hogar, decenas de manifestantes se reunieron en el césped para corear “La vivienda es un derecho humano. Necesitamos casas, no esposas ”, al unísono. Entre ellos: personas que anteriormente y actualmente no tienen hogar que quieran compartir sus historias con cualquiera que las escuche.


Cathedral Beauford, una persona que actualmente se encuentra sin hogar, sostiene carteles en protesta por la ordenanza contra los campamentos de Miami el jueves pasado. 

Líderes de Lotus House y Casa Camillus refugios, Coalición de Miami para promover la equidad racial (MCARE), 22 de octubre Alliance to End Homelessness, Miami Workers Center, Catalyst Miami, el Capítulo del Gran Miami de la ACLU y otros se presentaron para expresar sus preocupaciones durante la protesta y la reunión de la comisión.

“Sentí que nuestras voces necesitaban ser escuchadas. Por eso vine a protestar ”, dijo Cathedral Beauford, cuyas circunstancias la obligaron a quedarse sin hogar. “He estado en el refugio durante años, he vivido en las calles y he sido acosado por oficiales y guardias de seguridad. No quiero pasar más por eso ".

Al presentar y apoyar las ordenanzas, Carollo insinuó de manera controvertida que la falta de vivienda es una opción, y habló de personas que vienen a la ciudad a propósito para dedicarse a las drogas y vivir en las calles.


Los activistas gritan indignados cuando el comisionado Joe Carollo llamó hipócritas al grupo por hablar en contra de una ordenanza contra los campamentos. 

“Mucha gente en la comunidad piensa que la gente quiere quedarse sin hogar, que eligen estar en la calle y rechazar los servicios”, dijo el activista Jeff Weinberger de la Alianza 22 de Octubre. "Nada de esto es verdad. Es que las alternativas a vivir en la calle que presenta el sistema no son soluciones reales ”.

Weinberger culpa a los empleos de bajos salarios y al aumento del costo de vida en Miami, que ahora supera a Los Ángeles como el segundo lugar más caro para vivir en los EE. UU.

“A menos que abordemos la realidad sistémica, nada va a cambiar. Lo que estábamos allí para oponernos es una ley que hubiera mantenido ese ciclo en marcha ”, dijo Weinberger.

Un solo golpe de mala suerte

Peery, el fundador de MCARE, dice que no podía imaginar el impacto devastador que una ley como esta podría haber tenido en su vida si se hubiera propuesto cuando vivía en las calles hace más de una década.

Después de atrasarse en el alquiler después de ser despedido de H&R Block, se encontró encerrado en su apartamento de Miami un sábado por la mañana al regresar de un viaje a una organización benéfica local que ofrecía desayuno gratis para aquellos con dificultades financieras.

No anticipó que se cambiarían las cerraduras sin previo aviso o que pasaría los próximos días en la cárcel, acusado de ser un adicto a las drogas que intentaba entrar al apartamento, aunque su nombre estaba en el contrato de arrendamiento.

Incapaz de recuperar las pertenencias dentro de su casa, Peery se quedó sin nada y se vio obligado a salir a las calles para unirse a las miles de personas sin hogar en Miami.

“Perdí todo lo que tenía. Cada una de las cosas. Solo tenía un par de semanas de dinero para quedarme en hoteles, pero se acabó ”, dijo. “Durante el próximo año y medio en el que no pude conseguir un trabajo, dormí en la calle. No tenía apoyo familiar porque me había distanciado de mi familia ".

Según los datos publicados por el Fideicomiso para personas sin hogar del condado de Miami-Dade En noviembre pasado, el 57% de las personas sin hogar en el condado son negras, a pesar de que representan solo el 18% de la población. Más del 40% de la población sin hogar del condado se encuentra en la ciudad de Miami.

"Tengo un título en derecho, pero eso no me ayudó", dijo Peery. “Una vez que te quedas sin hogar, simplemente agrava un ciclo. No pude conseguir ropa adecuada que no oliera mal o arrugada para poder ir a las entrevistas de trabajo y simplemente empeoró ".

Si no hubiera sido por los recursos locales y los amigos que lo ayudaron a conseguir un trabajo de medio tiempo y una vivienda temporal, dijo que tal vez no hubiera llegado a donde está hoy.

“Eso eventualmente me sacó de las calles, pero hay que mirar los problemas sistémicos. Cuanto más tiempo estés ahí, más difícil será salir ”, dijo Peery. "La falta de vivienda es intensamente traumatizante, por lo que hemos estado trabajando durante varios años para movilizar a la gente, para protestar contra esfuerzos como este (ordenanza)".

Criminalizando tiempos difíciles

La experiencia de Peery lo obligó a luchar para preservar el decreto de consentimiento de Pottinger, un acuerdo de 1998 que protegía los derechos de las personas sin hogar de los actos inconstitucionales de la ciudad. El decreto terminó en 2019. Desde entonces, los activistas dicen que la ciudad ha completado el círculo para comenzar a hacer cumplir los códigos que el asentamiento original impidió.

“Hemos visto, durante varios años, que la ciudad puede cumplir con su deber de mantener las calles limpias y aún respetar los derechos de las personas que duermen en las calles”, dijo Peery. "Lo que hace que esta ordenanza sea tan loca no es solo que una sola tienda de campaña o un trozo de cartón puede considerarse un campamento, sino que también una multitud de posesiones ahora pueden hacer que lo arresten o multan en virtud de esta ley".

Los comisionados de Miami Joe Carollo, Ken Russell y Alex Díaz de la Portilla escuchan a los activistas hablar durante los comentarios públicos en una reunión de la comisión el 14 de octubre. 

La ordenanza, referida como artículo 10623, fue objeto de una segunda lectura en la reunión de la comisión de la semana pasada después de aprobarse con un voto de 4-1 el mes pasado en la primera lectura. El comisionado del Distrito 2, Ken Russell, fue el voto opuesto. Pide la enmienda del Capítulo 37 en el código de ordenanzas de la ciudad titulado "Delitos-Misceláneos". El capítulo describe las violaciones por comportamientos que van desde la desfiguración maliciosa y mendicidad agresiva hasta vivir en vehículos y dormir en la calle.

La Ordenanza 10623 solicita que se agregue una nueva sección al capítulo para prohibir el campamento en propiedad pública y definir sanciones para las personas que violen el código. La enmienda impone sanciones penales o civiles para las personas sin hogar a quienes se les pide que abandonen su espacio de vida improvisado pero se niegan.

Es uno de los muchos intentos de la comisión para abordar la situación de las personas sin hogar en Miami.

En febrero, el grupo votó por un “Plan de limpieza de calles y recursos para campamentos de la ciudad de Miami” que pedía la limpieza de campamentos en vecindarios como Overtown, el centro de Miami y la Pequeña Habana, un protocolo aumentado a dos veces por semana en abril. Muchas personas con viviendas inestables dicen que han perdido posesiones preciadas durante las redadas.

Los comisionados aprobaron una ordenanza el año pasado que limita la alimentación pública de las personas que viven en las calles al restringir dónde y cuándo puede llevarse a cabo la distribución de alimentos.

La convocatoria de un plan colaborativo

Tras el clamor de los activistas y las protestas del jueves, el comisionado del Distrito 5, Jeffrey Watson, suplicó a sus colegas que pospusieran la decisión final sobre la ordenanza hasta una reunión del 28 de octubre.


Manifestantes de varias organizaciones de defensa de la justicia social y personas sin hogar sostienen carteles afuera del Ayuntamiento de Miami. 

"La razón por la que lo aplazamos es para tener una conversación con los activistas que dicen que tienen una solución", dijo Watson dirigiéndose a quienes se acercaron al podio durante la parte de comentarios públicos de la reunión. “Para aquellos que quieran hablar de ello, como han pedido, dejen que el proceso siga su curso, vean qué sale después y pueden volver (28 de octubre) ... Nos preocupa, de lo contrario, probablemente habría avanzado ".

Pidió a los activistas que propongan soluciones que funcionen a favor tanto de las personas sin hogar como de la ciudad.

A pesar de la intensa desaprobación y arrebato de Carollo, quien sugirió sarcásticamente que el problema podría resolverse si cada manifestante adoptaba a una persona sin hogar, muchos de los activistas dijeron que estaban felices de escuchar sobre el aplazamiento.

“Creo que el hecho de que hayamos estado presionando contra esta ordenanza durante bastante tiempo y editorializándola… eso, combinado con la gran presencia que vino a oponerse a la ordenanza, es lo que hizo que [los comisionados] hicieran una pausa”, dijo Weinberger. “Les hizo pensar 'Quizás no estamos haciendo esto de la manera correcta'. Les da tiempo para pensar un poco y nos da tiempo para proponer algunas alternativas firmes ”.

“Estamos buscando formular un plan que incluya a todas las partes interesadas para que todos los residentes, no solo la comunidad sin vivienda, se inscriban también”, dijo Peery, aludiendo a una asociación con Homeless Trust. “Nunca ha habido un plan en el que todos esos intereses diversos se hayan unido. Pero creemos que esta es una oportunidad única para que lo hagamos ".

El primer paso, dicen ambos hombres, es acercarse a los comisionados con demandas que requieran detener las redadas de campamentos y deshacerse de las posesiones de la gente.

“Con esta comisión, no me siento optimista de que vayan a cambiar de opinión, pero lo que vamos a hacer es seguir luchando”, dijo Weinberger. “Sigamos haciendo nuestras demandas y trayendo buenas personas de la comunidad a la lucha para presionar [a los comisionados] también, y queremos llegar al punto en que la comisión no tendrá otra opción que hacer lo correcto”.

Compartir

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir por correo electrónico

Relacionado: